Hispania Sacra, Vol 61, No 123 (2009)

Dos caras de una misma expulsión: el destierro de los jesuitas portugueses y la reclusión de los misioneros alemanes


https://doi.org/10.3989/hs.2009.v61.i123.86

Inmaculada Fernández Arrillaga

Mar García Arenas

Resumen


La expulsión de los jesuitas de todos los dominios portugueses se inició en 1755 con el paulatino destierro de los religiosos que habitaban las misiones situadas en el Estado amazónico de Gran Pará y Maranhao culminando con la ley general de expulsión que firmó José I el 3 de septiembre de 1759. Un decreto que se iría ejecutando de forma expeditiva en cada uno de los territorios lusos donde vivían miembros de la Compañía de Jesús y desde donde iniciaron su diáspora hacia tierras pontificias. Sin embargo, no todos los jesuitas fueron desterrados a Italia, un considerable número de ellos –entre los que encontramos a todos los que no habían nacido en Portugal–, permanecieron cautivos y confinados en conventos o en casas de campo habilitadas como cárceles y en presidios como el castillo de San Jorge, los fuertes de la Junqueira, Almeida, Pedrouços, San Julián o la cárcel pública de Belem. Cuestiones, todas ellas, de las que trata este trabajo.

Palabras clave


Expulsión de los jesuitas; Portugal; presos alemanes; José I; Compañía de Jesús

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2009 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista hispaniasacra.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es